Archivos de la categoría ‘rimming’

Un 16 de agosto de hace cinco años (cinco años ya) comenzó todo. Aunque lo parezca no ha terminado. Todavía.

Follecer v. intr. Morir una persona practicando sexo. Se conjuga como agradecer.

Como ambidextros esgrimistas dos caracoles se tantean con los ojos sobre un lecho de col. Perdida la distancia, en el cuerpo a cuerpo unidad de medida de toda batalla, forcejean atornillados el uno al otro; el uno a la otra, la otra al uno, yo aquí ya me pierdo. Asfixiado por ese beso de cuerpo entero —ambos lengua, todo ellos, el caracol que hace de macho casi se lo propone encima: <<¿En tu casa o en la mía?>>. A una distancia inconcebible del mar, aunque sacudido/a por las olas que no la/e dejan hacer pie, el caracol que hace de caracola recuerda hacerse un poquito la estrecha <<C…creo que vamos demasiado deprisa>> —mmmusita.
 
Se conocen en un barTotal, que follan. No piensan el uno en el otro ni por casualidad, apenas se gustan. Si la vida te da limones haces limonada. Qué te apetece una sopita,  pues te jodes.
¿Cómo saben los ciegos que han terminado de limpiarse el culo?
…y la Bella Durmiente murió, de aburrimiento e inanición, esperando al
Príncipe Azul…. que se había ido a cenar a un restaurante de moda,
con la sexi madrastra de Blancanieves.
(Estupidez 9: Un Cuento)
MA
Aunque —y es una opinión—, la sexi madrastra de Blancanieves no era más que una tapadera, pues resulta evidente, a tenor de su indumentaria, que el Príncipe Azul sólo tenía ojos (permítanme omitir cuántos) para el cazador de Caperucita Roja y bebía por él los vientos (con perdón).
Es de justicia reconocer a MA todo el mérito. En cuanto a posibles querellas, vamos a medias.

 

Disney Heroes. Prince Phillip by David Kawena.