Archivos de la categoría ‘currele’

El microcuentista amaestrador de nubes se suicida. Se cuelga de una viga, le da al gas, se abre las venas, come pastillas; para ser microcuentista amaestrador de nubes no tenía demasiada imaginación. Total que llega la muerte y lo descuelga, cierra el gas, le da una vuelta de precinto a las muñecas, le tiende la sal de frutas; para ser la muerte no vale cualquiera. Mientras lo ayuda a lavarse un poco (los suicidios son un asunto sucio, amigos) el microcuentista amaestrador de nubes le pregunta si cree que le importará a alguien. No se equivoquen, el tipo está muerto. La muerte se lo queda mirando con esos ojos como dos sopapos. Francamente, si la tuviera le sudaría la polla.
Con la de trenes que he dejado escapar, mejor me compro una moto.
Un tipo entra en un bar y comienza a disparar indiscrim
Tengo un trancazo… Además estoy muy constipado.
COMPAÑERA DE TRABAJO-. De los errores se aprende.
EL TETE-. Por eso no tienes hermanos.
Risas. A poco ella se desorina.
COMPAÑERA DE TRABAJO-. Cabrón.

anuncio por palabras (otro)

Publicado: mayo 27, 2011 en citas, currele
Urge inspiración. Sólo expirando te mueres.
Todo tiene su antónimo, su polo opuesto, su némesis. Del mismo modo que una bella durmiente necesita de un príncipe que con su beso la despierte, existe en algún lugar una fea insomne que lleva esperando bastante más de cien años a que un príncipe tenga a bien besarla, para poder, al fin, dormir.