Archivos de la categoría ‘biblia’

Bienaventurados los pobres, porque nos comerán la polla.
Goldman Sachs 5,3

grande, hermano

Gondor siete mundiales. Jódete, Brasil.
En el principio Dios dijo: “Hágase la luz”. Y al Verbo (que ya estaba ahí) se le cruzaron los cables: “Enciéndela tú, gilipollas”.
Un 16 de agosto de hace cinco años (cinco años ya) comenzó todo. Aunque lo parezca no ha terminado. Todavía.
La muerte viene a jugar un parchís a veces. No soporta el ajedrez. A Matusalem le encantaba el ajedrez. Me toca. Lanzo el dado con pericia de jugador de Dungeons & Dragons. Su mariposeo sobre el talero suena como si un orco de nivel ocho me hubiera saltado un empaste. Saco un tres. Cojo la ficha que me falta para llegar a meta. Juego con verdes. Cuento unodosytres. Carraspeo sin necesidad. Mando la única ficha de la muerte en juego a su casa, va con rojas. Anuncio que se la como -con perdón-, y cuento veinte. Unodostrescuatrocincoseis. La temperatura del comedor desciende quince grados. El aliento se me hace visible, luego respiro. Todavía. Dieciochodiecinueveveinte. A dos de finiquitar la partida. La muerte está como al principio, cuatro gotas rojas en su diana carmesí. Hasta que saque un cinco jugaré con público. Un cuatro, voy yo. La muerte murmura algo inaudible. Ya para todos los públicos dice: ¿Echamos una Wii?
Dios aprieta pero no ahoga. Diluvio aparte.
el profeta sexi
(Que Os Ahogáis en un Escupitajo)
pecas me hizo ver la luz
2:19 Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.
2:20 Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas Adán hubo de ser mordido por un hurón.
2:21 Dijo entonces Adán: mustela hija de la gran p