Resultados de la búsqueda

En la cueva del Último Dragón, el enésimo guerrero empuñó la lanza que había de convertirlo en Héroe. —¿Dónde está el tesoro? —aulló. —Yo soy el tesoro, idiota —rugió el Último Dragón. El enésimo guerrero tampoco dudó. Anteriormente en Mimitos y Leyendas

sobre la inocencia

Publicado: febrero 2, 2008 en General, inocencia, microcuentos

-¿Me vas a comer, verdad? -pregunta la niña. El dragón se yergue altivo sobre los cuartos traseros. Acojona. -¡Soy vegetariano! -echa chispas por la boca. La decepción de la niña dura lo que un parpadeo. -¡Mi papá me llama rabanito! -dice, criatura.