sobre la noche sin luna (microcuento al óleo)

Publicado: octubre 30, 2012 en furia de titanes, General, microcuentos, reemisión, sueños, viejo samurai
Las luciérnagas zigzaguean alrededor de los samuráis. La coreografía de sus aceros perturba apenas aquellas pinceladas de luz en mitad de la nada, como si ignoraran su presencia o la toleraran. Dos vidas en un instante, luego una; después nada. Las luciérnagas siguen prendidas a la noche cuando todo acaba.
Anuncios
comentarios
  1. pecosa dice:

    qué bonita una noche a la luz de las luciérnagas… cambio noche con luna por noche con luciérnagas.
    bueno, mejor no (acabo de googlear “luciérnaga” y, como era de esperar, le quitas la luz y no dejan de ser unos bichitos voladores de aspecto no muy atrayente. es que a mi los bichos no me atraen nada)
    cambio noche con luciérnagas por noche con gusiluces.

    a todo esto, muy poético el post. en serio te lo digo (es que después de hablar de bichos y gusiluces cualquier cosa que se diga queda poco seria).

  2. arisu hige dice:

    :O soy un forofo del viejo samurai, hacía tiempo que no leía nada de él

  3. Gracias por escribirlo. Acabo de leerlo y aparte de la sorpresa de encontrar esto aquí me ha traído recuerdos de otros tiempos.

  4. ficticia dice:

    Es precioso… no sé porqué pero me resulta tierno.

    • vittt dice:

      vosotros lo hacéis bonito… el autor pone los mimbres, armar el cesto es cosa del lector. 😉
      tengo mi vena tierna, ficticia, raramente visible bajo una gruesa piel de fatalismo, pero ahí anda. latiendo.

  5. annie dice:

    Vittt, estás lleno de luz.

  6. MA dice:

    ¡Que sorpresa, tierno y romántico!
    Y que bonito esto: “La coreografía de sus aceros perturba apenas aquellas pinceladas de luz en mitad de la nada, como si ignoraran su presencia o la toleraran.”

  7. Hugo dice:

    Cuando era pequeño veía luciérnagas a menudo. ¿Habrá menos o será que con tanta luz que hay en todas partes ya no se ven? En breve, cuando no llegue para el alumbrado público, saldré de la duda. (Por cierto, España, el único país donde a las 4 de la mañana puedes leer un libro en cualquier callejón sin forzar la vista.)
    Craka suena a rana, que también veía más cuando era niño.
    Abrazos añorantes.

    • vittt dice:

      veíamos más de todo cuando éramos niños. quizá porque entonces aún creíamos en lo que veíamos. aunque estoy contigo, nos asusta tanto la oscuridad que la ahuyentamos a base de kilovatios. tanto que se nos ha olvidado el miedo tan rico que nos daba.
      cuánto hace que no veo una rana? ni me acuerdo. pero es que de niño las buscaba.
      abrazoológicos

  8. Con tantos miles de millones de insectos en el mundo, siempre habrá al menos uno que sea testigo de algo. Las luciérnagas, además, lo fotografiaron.

  9. un spam de un banco. unos cachondos dice:

    Las luciérnagas zigzaguean alrededor de los samuráis. La coreografía de sus aceros perturba apenas aquellas pinceladas de luz en mitad de la nada, como si ignoraran su presencia o la toleraran. Dos vidas en un instante, luego una; después nada. Las luciérnagas siguen prendidas a la noche cuando todo acaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s