Archivos para septiembre, 2012

—Larga vida al rey!
—O por lo menos una muerte lenta.

a MA, que me abrió los ojos

Fotografía de Thomas Czarnecki

Más que pasar a la historia el baile se convirtió en leyenda, en mito. Pero dar pie a la idealización, ese photoshop de la memoria, nos alejó de la verdad cruda. Cuando cenicienta perdió el zapato de cristal, justo antes de dar la medianoche, lo hizo obligada a sortear comas etílicos y vomitonas escaleras arriba. Perdió el zapato como había perdido la noción del tiempo, la honra y las bragas de organdí (por ese orden). Corriendo como corrió por palacio el alcohol y los polvos a través de cualquier oquedad, no se engañen, Cenicienta debió llegar al baile en tranvía, haciendo dedo si me apuran, no hay forma de saberlo ya. Que volviera en una carroza que a cada bote de adoquines se convertía en calabaza, tirada por unos caballos blancos que se volvían ratones entre las riendas de un cochero que —literalmente— ladraba improperios a la caterva de excesos que entorpecían su camino mientras un lacayo les escupía bolas de pelo, dice mucho de la calidad de la mierda que corrió en aquella fiesta. El resto es historia, leyenda.  El príncipe todavía en globo probando aquel zapato a toda quién tuviera pies, azuzado a punta de puñal por un padre hasta la corona de los desafueros de vivalavirgen de su primogénito. Como si el número de pie de Cenicienta fuera tan raro como aquel dichoso zapato de cristal, cuyo tamaño inverosímil cerraba las puertas a toda doncella del reino y alrededores que hubiera alcanzado la mayoría de edad, aún a riesgo de abrir la ventana a las que ni la rozaban; extremo al que incluso un microcuentista descreído como el que suscribe ni se plantearía insinuar, aún insinuándolo descaradamente. Puede que en ocasiones sea preferible un poco de Bibidi babidi bu.

pregunto

Publicado: septiembre 10, 2012 en a mí dame prosa
Puede uno sentirse vacío y lleno de mierda a la vez.