sobre la inspiración (disponibilidad o muerte)

Publicado: septiembre 9, 2011 en cuentos para enfants terribles, ella, historias de la mera muerte, los perros sueñan en blanco y negro, malafolla, microcuentos, sangre, sueños
Las musas me llaman. Una de ellas. Me suelta: tengo un micro, apunta. Palpo la mesilla por soleares hasta dar con las gafas. Enfoco el despertador. Va de una muchacha de pelo rojo que le propone un trato a la muerte que no puede rechazar, me ametralla la musa. Paraparapara, me digo.
—¿Pero tú sabes la hora que es? —son las tres y media de la madrugada.
Me reprende a voces. Acaso estaba durmiendo, pregunta. Mi mutis vale por un millar de microcuentos. Está fuera de sí. Debería de estar borracho a estas horas, exclama. Fumando un cigarrillo tras otro frente a la máquina de escribir. Al borde del abismo. Apestando a sudor y desesperación. Husmeo bajo las sábanas, mmm, el nuevo suavizante huele a campiña inglesa destilada. Me espeta que el arte es compromiso. Implicación. Trabajo. Trabajo. Trabajo. Lágrimas. Cabeceando corners alcanzo a oír que el arte no cae del cielo, el arte hay que ganárselo, 24 horas al día, cada minuto, irresponsable, gilipollas.  Yo no hago tratos con fracasados, me escupe a cara a través del auricular. Hemos terminado. Cuelga. Apago el móvil, lo dejo sobre la mesilla, junto a las gafas, y me abandono a un sueño profundo y sin sueños. Dónde estaban su  implicación y su compromiso estas últimas semanas, pregunto. Qué le fuera a otro con ese cuento. Tiempo tendré de arrepentirme por la mañana. Festivos a mediodía.
Anuncios
comentarios
  1. Pecosa dice:

    Así que has roto con la musa…
    ‘Palpo la mesilla por soleares’… ‘Mi mutis vale por un millar de microcuentos’… ‘Cabeceando corners’…, pues me parece a mí que la ruptura te ha sentado de perlas,

    ¿Tú tampoco ves el despertador sin las gafas? Otro con por lo menos cuatro dioptrías en cada ojo. Dicen que los miopes tenemos la mirada sexy (el profeta sexi debe serlo), pero yo creo que más bien es que como no sabemos dónde miramos parecemos más interesantes, jajajajaj!

  2. Elisa dice:

    Qué le den a esa cabrona de la musa.

  3. Sand dice:

    Las musas sólo están para tocar las narices… ¿Qué le costaba venir al mediodía? 🙂 (Yo tampoco veo el despertador sin gafas… sólo veo una mancha de luz verde allí, en la lejanía…

    • vittt dice:

      las musas son caprichosas, sand, y uno se plega a sus caprichos como se plegaba a los caprichos de la chica con más pecho de la clase. a veces toca cuadrarse, pero estoy convencido que ese trato irrechazable que la joven del pelo rojo propone a la muerte me va a quitar muchas horas de sueño.

  4. annie dice:

    Algo me decía que tenías los dientes bonitos.

  5. rafarrojas dice:

    me ha encantado la historia.
    Hay otra version donde le juras y perjuras que maøana apuntas lo que te esta contando en ese momento. “Ahora no tengo boli, no tengo papel, no tengo tiempo, estan llamando por la otra linea, me llaman por el facebook, messenger, a la puerta, paloma mensajera en el alfeizar, se quema la comida, tengo que ir al baøo, ….” Y luego, sin la musa delante, sin el sabor del espurreo de sus labios, ya no suena igual, “quiæen soy yo para decir esto, no acabo de verlo, en realidad suena a simpleza …” Menos mal que la musa te quiere y te lo perdona todo, o parece, que luego vuelve. Aunque no se sabe si vuelve con algo realmente grande o con pequeøas simplezas, q no es cosa de desperdiciar tampoco.
    klem fra (abrazo desde) el pais donde no existen las enyes ni los acentos. Lo dicho, eres un gran tipo y escribes muy bien.

    • vittt dice:

      existen un montón de versiones en las que me levanto de la cama para abandonarme a un febril estallido de creatividad. versiones en las que llego al trabajo agotado pero feliz. por eso espero que la musa vuelva siempre.
      y un gran tipo lo será usted!
      un abrazo.

  6. Mi musa me hace lo miso, no me deja ver una serie policial en paz por la tele como a mí me gusta.Siempre reprochando, siempre intentando meterme sus ideas en la cabeza cuando ruego por un descanso.
    Seré una fracasada pero feliz, le grité la última vez. Feliz, vos? contestó riéndose como una grosera.

    • vittt dice:

      resulta un poco molesto estar a expensas de las veleidades de otra persona (ente, cosa). pendiente de su capricho y conveniencia. no está de más pagarle, alguna vez, con la misma moneda.
      a la mía le gusta verme sufrir. hurgarme los adentros.

  7. MA dice:

    ¿Pero tomaste nota o no?, que a las musas vale, pero no es cosa de despreciar una idea, ¡con la crisis que hay!

  8. Maite dice:

    Pero cómo ¿que estás también quieren compromiso? piufffff, estas musas cada día son más humanas, pronto dejarán hasta de tener ideas. Hiciste bien en pasar de ella, no era lo suficientemente buena para ti 😀
    Me ha encantado, cuando te pones los guantes de escribir largo, me dejas embobá con tus historias y descripciones. Muy bueno.

    • vittt dice:

      caray, maite. esto le desempolva el ego a cualquiera.
      cuando compré los guantes de escribir largo, me regalaron unos calcetines de quedarme sin palabras. los llevo puestos. 😉

  9. vera dice:

    Pásame el teléfono si la plaza de musa sigue vacante.

  10. pablogonz dice:

    Hay que soportar sus caprichos: “La musa è mobile”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s