sobre el vecino del cuarto segunda que siempre saluda en el ascensor

Publicado: noviembre 5, 2010 en historias de la mera muerte, malafolla, microcuentos, sangre
Todos tenemos un muerto en el armario, uno como poco. El mío se llama Federico. Como buen muerto en el armario murió vilmente asesinado. Treinta y siete navajazos, me entretuve a contarlos. Federico es buen tipo, apesta apenas y no me guarda rencor.
—Pronto serás tú el muerto en el armario de alguien —me dice cuando me puede la desesperación—. No te haces idea del favor que me hiciste —me dice cuando a la desesperación la puedo.
>>Estar vivo era un martirio —asegura Federico—. Tenía siempre la casa llena de gente, amigos, familia, el cobrador del gas; y los muertos acumulándose en el jardín. Más y más muertos -amigos, familia, el cobrador del gas-, un montón de muertos desde aquel primero, que tanto me agradeció cada una de las veintinueve puñalás. Las rosas crecían gloria bendita, pero no compensa.
Créanme que comprendo a Federico. Con gusto cambiaba mi situación por la suya. No hay quien viva con el continuo  temor  a que alguien vaya a colgar el abrigo y todo se descubra al fin. No puedo permitirme un armario más grande, no tengo sitio.
Anuncios
comentarios
  1. Nacho dice:

    Tanta puñalá me suena a ensañamiento…

  2. Uf. Menos mal que a ti también te ocurre. Consuela pensar que todos tenemos los mismos problemas descomponiéndose dentro del armario…

  3. eariandes dice:

    También me pensaría meter en el armario que parece más concurrido: entre las polillas, los muertos, esqueletos, monstruos y gays enmascarados… tiene que ser la bomba. Apretados pero bien avenidos.

  4. pablogonz dice:

    Me gusta. ¿Dónde puedo conseguir mi “muerto en el armario”? Quiero uno.
    PABLO GONZ

  5. Pecosa dice:

    Yo por eso puse un perchero de esos de pie en la entrada (es más barato que un armario nuevo y a la gente le encanta el aire retro que le da al recibidor), porque en el armario ya tengo tres muertos (en mi caso, vecinos que no saludan; detesto la mala educación). Los míos huelen un poco, pero con un ambientador de esos de pino se disimula.

    • vittt dice:

      negar el saludo es lo más ruin que puede negar uno. niégame el pan, pero al menos buenos días…, hijodep
      quién no tiene un ahorcado y un sombrero en el perchero del recibidor?

  6. inazio dice:

    Que me vas a contar a mi, que los tengo todos enterrados en el huerto del pueblo y me salen unos tomates que dan gloria verlos.

  7. kiram dice:

    Está claro que los armarios son los puntos de encuentro actuales. Nada de discotecas o cuartos oscuros, donde se ponga un buen armario…
    Ahora, que si es muy pequeño, yo te recomiendo que metas a Federico en una pared o bajo el suelo del salón, que no queda tan chic, pero al menos dará que hablar a tus invitados 😛

  8. annie dice:

    Yo tengo el mío en el sótano, para asustar a los ratones.

  9. Elena dice:

    Alguien debería hablar alguna vez de la utilidad de los armarios. Ríos de tinta, podrían correr.

  10. Elena dice:

    En cuanto a lo del muerto, usa neftalina. El olor, ya sabes.

  11. priscilla dice:

    makes me want to drink alchoholic beverages

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s