sobre la inmmmmmmensidad y el desaliento

Publicado: septiembre 27, 2009 en blanco y negro, cine, los perros sueñan en blanco y negro, más allá de orión, microcuentos

—¿Cómo querrá el filete, Señor?
El robot de mantenimiento luce un mandil con la serigrafía de un torso hercúleo, lleno de quemaduras y lamparones. El último de su especie está viendo una película en blanco y negro, en un pantallón para 1000 personas. Sin 5D, ni sensorama, roleplaying ni nada. Con dos cojones.
—Carbonizado —dice, se lleva un puñado de palomitas sintéticas a la boca que no saben a nada—. No hay quién se trague el plástico crudo —murmura.
El robot de mantenimiento agacha la cabeza para no topar con el quicio de la puerta de la cocina. No sonrían, el gorro de cocinero luce una cómica depresión pos-coito que le dificulta la visión. El quicio le queda a kilómetros.
La pareja en blanco y negro se besa apasionadamente en el pantallón. Él pone toda la pasión, ella se deja hacer lánguida y apasionadamente. Cosas así sólo eran posible entonces.
El último de su especie frunce los labios sin darse cuenta. Un beso al aire. Algo de lengua. Lánguida solamente.
Mientras en la cocina, pertrechado tras una tapadera y esgrimiendo la espumadera como si se tratara de Excalivur, el robot de mantenimiento libra desigual batalla con un filete que bien pudiera haberse alimentado de jóvenes doncellas. Aunque no.
Anuncios
comentarios
  1. krm dice:

    Empiezo a pensar que el último de su especie es un poco masoquista, no por el hecho de ver una gran película con un gran beso cuando no tiene a nadie a quien besar… ¿Como se le ocurre verla sin 5D ni roleplaying???
    Después, como siempre, le van a entrar ganas de fumar, te lo digo yo 😉

    Genial, pero eso no es nuevo 🙂

  2. vittt dice:

    creo que las ganas de fumar son inherentes al personaje, k. me da que la ansiedad le hace comer más de la cuenta, ya que beber agua no es beber. como se descuide se va a poner como un ceporro 🙂
    el último de su especie me cae condenadamente bien.

    a tus pies…

    • krm dice:

      El último de su especie tiene un problema con los nervios, el pobre robot tiene que aguantarlo… Lo que nadie sabe es que el robot fue programado para tener sentimientos, y su paciencia empieza a acabarse 😉

  3. Kylerath dice:

    Masoquista devoto… Fumador imaginario… Ansioso recalcitrante… Bulímico arrepentido… Alcohólico no practicante… Ceporro en ciernes… Vamos, un chollo de tío 😀

    P.D.: ¿Sabes si tiene plan para el Sábado noche? 😉

  4. Ros dice:

    “él pone toda la pasión, ella se deja hacer lánguidamente…”…
    la verdad es que sí…cosas así sólo eran posibles entonces…

  5. eariandes dice:

    Al último de su especie no le queda otra… literalmente

  6. Pecosa dice:

    Parece el sábado noche de una mujer que se acaba de quedar soltera. Película romántica, palomitas a tutiplén y comida carbonizada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s