Archivos para mayo, 2009

superchería

Publicado: mayo 29, 2009 en ¿plagio?, malafolla

—¿Y éso?
—Una pata de conejo. Trae suerte.
—No se la trajo al conejo.

Anuncios

La cajera del supermercado pasa el código del paquete del pan de molde integral ocho cereales de la rubia de ojos azules y el moreno de metro ochenta y siete por el lector de infrarrojos. <<21,80>>, dice. Ninguna marca blanca. La rubia de ojos azules coloca un billete de veinte sobre mostrador y busca el euro ochenta en el monedero. La cajera del supermercado ayuda al moreno de metro ochenta y siete con las bolsas, pobre, se hace un lío. El zumo de zanahoria <<2,85>> y la leche de soja <<1,13>> en una bolsa; el fiambre de pavo <<2,10>>, los tomates cherry <<1,25>> y el pan del molde integral <<2,65>> (encima para que no se aplaste) en otra; la bombilla de bajo consumo <<8,47>>  y el desodorante sin alcohol <<3,35>> en una tercera; será por bolsas… La rubia de ojos azules ha ido colocando una moneda de euro, una-dos-tres monedas de veinte céntimos, una-dos monedas de cinco céntimos y una-dos-tres-cuatro-cinco-seis-siete-ocho-nueve-diez monedas de un céntimo en el mostrador, sobre el billete de veinte. <<Justo>>, sonríe. El moreno de metro ochenta y siete sonríe también; dos fundas dentales y un empaste invisibles en sesenta y cuatro piezas. La cajera del supermercado tiene un concepto muy distinto de justicia, mecagoenlaputa.

La cajera del supermercado pasa el código del paquete de pan de molde integral de la rubia de ojos aguamarina y el moreno de metro noventa por el lector de infrarrojos. <<20,50>>, dice. Ninguna marca blanca. La rubia de ojos aguamarina coloca un billete de veinte sobre mostrador y busca las cincuenta en el monedero. La cajera del supermercado ayuda al moreno de metro noventa con las bolsas, pobre, se hace un lío. El zumo de zanahoria, la leche de soja, el desodorante sin alcohol y la bombilla de bajo consumo en una bolsa; el fiambre de pavo, los tomates cherry y el pan del molde integral (arriba para que no se aplaste) en otra. La rubia de ojos aguamarina ha ido colocando una moneda de veinticinco céntimos, una-dos-tres-cuatro monedas de cinco céntimos y una-dos-tres-cuatro-cinco monedas de un céntimo en el mostrador, sobre el billete de veinte. <<Justo>>, sonríe. El moreno de metro noventa sonríe también; cuatro filas de dientes perfectos. La cajera del supermercado tiene un concepto muy distinto de justicia.

sobre un lugar en el mundo

Publicado: mayo 25, 2009 en microcuentos, sueños

El hombre que no poseía nada vagó por el mundo hasta encontrar un pedazo de tierra que no perteneciera a nadie; allí construyó una cabaña. No su cabaña.

La faldita escocesa se desliza sobre sus rodillas huesudas. Lleva una de ésas adorables braguitas blancas de algodón con la palabra Lunes serigrafiada en rojo. Estamos a jueves, pero la tengo demasiado dura.

la insoportable levedad del ser segunda parte

157.256 personas perdieron la vida durante los bombardeos. La ciudad había sido reducida a un fino polvo gris, mezcla de hormigón y huesos. El único edificio que se mantuvo pie fue La Gran Biblioteca. Los supervivientes bajo su techo murieron creyendo que se trataba de un milagro. Pero no hay moraleja, parábola o alegoría a la que aferrarse; los libros habían sido quemados mucho antes de empezar la guerra. Sus cenizas se confunden ahora con las de la gente muerta.

mario, nos la vemos

Publicado: mayo 18, 2009 en amigos, citas, lápida

Todo mi equipaje soy yo mismo.
MARIO BENEDETTI
(La Vecina Orilla)