Archivos para enero, 2009

El fin del mundo; así, para empezar. En mitad de la destrucción dos supervivientes, desnudos a causa de la explosión, la penuria, poco importa ya. Dos únicos supervivientes que acaban de encontrarse, guiados por la necesidad de saberse acompañados.
—Soy Eva —dice ella, tapando su desnudez lacerada.
Él cubre sus llagas con una hoja de parra.
—Adán.
Un tímido rayo de sol se abre paso entre el hollín suspendido. La brisa aleja el hedor de la carroña dónde ningún ser humano puede olerla. Adán y Eva se toman de la mano, alejándose de espaldas al lector, tragados por el humo y la ceniza.
—Soy estéril —dice ella.
Él aprieta su mano con fuerza. Nunca hasta entonces había creído en Dios.
—Yo homosexual.

sobre el armaggedon

Para naufragar no es necesario haber subido a un barco.

00:16 a.m.

Publicado: enero 27, 2009 en citas, malafolla

Cuando estás con la mierda hasta el cuello, lo único que te queda es cantar.
SAMUEL BECKETT

despertador de m

Publicado: enero 23, 2009 en 2003, inocencia, lápida, sangre, sueños

He soñado con la yaya Magdalena. Trataba de convencerla que estaba muerta. Hacía vida normal. Estaba guapísima. Nunca fue fea.

Un niño persigue una mariposa blanca por el bosque; ríe como un manojo de cascabeles, angelito. Otra mariposa blanca se une a la primera, revoloteando alrededor enamoradas, juguetonas. Con la tercera mariposa blanca, las carcajadas del niño aumentan entre la hojarasca. Nunca será consciente de pasar de perseguidor a perseguido. Cuando el enjambre de mariposas blancas consigue tumbarle al suelo, comienza a devorar su menudo cuerpo con un frenesí de alas rojas; el niño sigue histérico de risa. El tipo de risa incontrolable que producen las cosquillas. Una risa sin desmayo. Desesperada risa.

una para la lápida XXI

Publicado: enero 16, 2009 en lápida

El ornitólogo despertó con una argolla en el tobillo.