Archivos para diciembre, 2008

sobre el imperio del sol

Publicado: diciembre 30, 2008 en cine, microcuentos, MundoFreak

El bicho enorme y desgarbado (y de plasticorro) continúa destrozando Tokio, aún cuando el director de la película -un japonés enjuto y con anteojos- ha gritado corten corten corten hasta perder la voz -y la razón.

Anuncios

sobre la navidad

Publicado: diciembre 24, 2008 en biblia, cine, General, malafolla, microcuentos, MundoFreak

Se había cruzado con la vecina del tercero en la escalera, tan cabizbaja como tanta gente en estas fechas, que la soledad es una losa si no tienes con quien celebrar la Nochebuena, o teniendo a alguien no tienes que comer, o teniendo con quién y un chusco de pan duro te acuerdas de los que faltan. Reflexionaba sobre esto Jesucristo viendo Que Bello Es Vivir por televisión, cuando decidió salir a dar un paseo. Bajo la nieve, el frío le laceró las manos, los pies y el costado, pero ni aún así echó en falta el abrigo. De no ser por el sintecho que empujaba un carrito de supermercado lleno de trastos, no había un alma por la calle, bajo las luces de colores con aura de prostíbulo. Se levantó viento. Apoyado en la barandilla del viejo puente de madera, su favorito, bajo cuya mastodóntica estructura discurría el río lentamente hacia el mar, Jesucristo miraba las aguas en calma con la sensación de que la gente se quejaba de vicio, coñ. (El escupitajo se confundió entre los copos de nieve, antes de desaparecer para siempre.) Comprobar por éstas fechas que eras un año más viejo sí que era para deprimirse en serio.

El próximo de risa, prometido…

una para la lápida XX

Publicado: diciembre 20, 2008 en ella, lápida, malafolla

La nave aterriza con suavidad en una pista privada, todas lo son. Un numeroso grupo de extraterrícolas descienden por la pasarela automática, que conduce a la terminal de llegadas intergalácticas. Allí son recibidos por un atildado robot de protocolo, que les dedica una leve inclinación de cabeza.
—Bienvenidos a la Tierra.
Tras ellos, un eficiente ser humano acarrea cómicamente las maletas.

lápida XIX

Publicado: diciembre 16, 2008 en inocencia, lápida

sobre la penitencia

Publicado: diciembre 13, 2008 en 2003, ella, General, lápida, microcuentos, sueños

En la flor de la vida, el enamorado del amor romántico paseaba por el cementerio cuando encontró su propia tumba. Comprendió que la muerte es sólo eso: una lápida entre lápidas. Frente a la suya, ajada por el tiempo y el olvido, una anciana encorvada de pelo ceniza deja una rosa roja sobre la nieve blanca. El enamorado del amor romántico la mira contemplar su lápida durante horas, quizá días; la eternidad. Velándole sin derramar una lágrima, ya no. Mientras la lluvia empapa el vestido negro de la anciana —ha olvidado su nombre pero no sus tirabuzones de muchacha, rojos sobre su piel blanca—, un rayo de sol atraviesa al enamorado del amor romántico para perfilar sus sombras sobre la lápida, sin que ninguno de los dos sienta ya nada. Muertos ambos.

19:24 p.m.

Publicado: diciembre 10, 2008 en citas

La avaricia rompe el saco, trae dos.