cuento de invierno (sobre un)

Publicado: noviembre 16, 2008 en 2003, ella, General, historias de la mera muerte, inocencia, lápida, microcuentos

Entre las cumbres blancas una sombra oscura avanza.
—¿Te envía mi mamá? —le pregunta un pastorcillo.
La sombra asiente. El viento aulla, la nieve muerde.
El pastorcillo la coge de la mano y se levanta.
—Creí ya que no venías —dice.
Entre las cumbres blancas la sombra oscura avanza, en una mano un niño juega; en la otra una guadaña.

Anuncios
comentarios
  1. kiram dice:

    ….
    Puede que no me creas, pero creo que es uno de los mejores que te he leido. Me has dejado, ya no sin palabras, si no con la boca abierta de todo lo que me gustaría decirte de este poema.

    Al menos la nieve no podrá morderle más, no siempre la muerte es mal recibida.

    Has tocado hondo V, “touché” como dírian algunos.

  2. vittt dice:

    cualquier cosa que pudieras decir del microcuento (poema son palabras mayores, viniendo de ti) sería para mejorarlo.

    a veces es necesario que tocar fondo, para llegar hondo 😉

  3. kiram dice:

    No, no será poema por falta de versos, pero a veces la poesía no tiene rimas, ni estrofas. No intentes cambiarlo ni mejorarlo, así es perfecto. Y si no existe tal cosa, roza la perfección.

    Si los ordenadores tuvieran brazos, te aseguro que te abrazarían emocionados de mi parte, ya ves lo hondo que llegaste. 😉

  4. victor dice:

    La muerte no siente frío. Por eso va descalza por la nieve…

  5. vittt dice:

    perfecto? no lo quiera dios!
    pero gracias, k.

    descalza y con hábito de penitente avanza la muerte

  6. kiram dice:

    Ya no te hago más halagos..

  7. vittt dice:

    qué susceptible, pareces yo ,-)

  8. Tako dice:

    Siempre he creido que la muerte es una señorita guapa y simpática…

  9. kiram dice:

    Bueno, cada uno la ve de forma diferente 😉

    V, no pienso contestarte… 😐

  10. vittt dice:

    solo si has sido muy malo en vida, tako…

    veo que mi mano izquierda con las ninias vuelve a fallar, k. eso me pasa por no ser zurdo.

  11. eariandes dice:

    Un micro cuento que me ha llegado hasta el tuétano, como el frío. Estoy con Kiram, no lo cambies ni un ápice

  12. kiram dice:

    Utiliza la derecha, entonces, te será más efectivo 😉

  13. vittt dice:

    no creo en las cosas inamovibles, quizá algún día el microcuento me pida una coma, un punto y seguido, ninjas!!. no puedo asegurar que sea capaz de resistirme, pero lo intentaré. ya que vosotras me lo pedís 😉

    utilizaré las dos, k.

  14. fluoxetina dice:

    de cual mano iba el niño agarrado?…
    me parece justo pormenorizar los detalles del trágico suceso…
    siempre me encantan tus cuentos.

  15. vittt dice:

    de la mano torpe. la buena siempre libre para tirarles piedras a los pájaros y las culebras 😉

  16. vittt dice:

    al miedo también hay que tirarle piedras, h

  17. Haîmat dice:

    ¿Y de que le sirve? Además el miedo no le haría caso a el sino a las ovejas, a las pobres y abandonadas ovejas

  18. kiram dice:

    Lo que no sale en el cuento es que las ovejas habían muerto mucho antes 🙂

  19. vittt dice:

    o que eran tan blancas, que ni siquiera el autor fue capaz de verlas andar en fila tras la sombra oscura, que entre las cumbres nevadas anda

  20. eariandes dice:

    Por lo menos harían el viaje acompañadas, y no se perderían en el limbo, la tierra de nadie

  21. kiram dice:

    O que en esa montaña hubo un lobo que se sintió el ser más afortunado de la historia… Claro, que ése sería otro cuento xD

  22. vittt dice:

    el limbo de las ovejas, eari, dónde la gente cuenta tricerátops para conciliar el sueño 😉

    en el fondo, todos son el mismo e interminable cuento, k…

  23. kiram dice:

    Por supuesto, pero todos se cuentan, pese a ser el mismo, de formas tan diferentes… Ahí está la gracia-

  24. vittt dice:

    una buena historia puede contarse incluso mal, una mala historia sólo puede contarse muy-muy-muy bien

  25. Haîmat dice:

    Pues no estaría mal oír una mala historia de vez en cuando

  26. kiram dice:

    Las malas historias bien contadas son las que más se suelen oír por la tele..

  27. Haîmat dice:

    ¬¬ pff ¿historias? olo mentiras cuya función es conseguir dinero manchado de moral vana. Una historia es una historia, no un cotilleo cuentista >_<
    Que poco me gustan muchas cosas de la tele

  28. kiram dice:

    ….U¬_¬ Eto… Me refería a las películas de los fines de semana a medio día…Horrendas historias bien contadas con un montón de pasta…
    De todas maneras, soy de las que opina que el opio del pueblo es tal porque el pueblo lo fuma..
    Qué sabré yo..

  29. Haîmat dice:

    Uuuu…gomen kir ^^’ Últimamente solo oigo cosas sobre el precio del corazón y lo inexplicable me enerva fácilmente sin razón. ¡¡Toma una galleta de chocolate como disculpa!!

  30. kiram dice:

    Mmmm ¡vale! ¡Gracias! ^u_u^
    🙂

  31. vittt dice:

    sabias reflexiones de un bonito par de ojos…

    un poco de opio pal pueblo no está mal muuuy de vez en cuando, siempre que sepas que es opio, que es mentira, que te quieren engañar, que quieren tu dinero y tu alma…
    opio y palomitas una vez al mes, no más!

  32. kiram dice:

    Hombre, los opiáceos , algunos, tienen su aquel… xD

  33. vittt dice:

    opi y blas
    (pido perdón)

  34. kiram dice:

    Jajajaja, entre eso y el “Anda, trae…” Nunca veré Bario Sésamo con los mismos ojos..

  35. eariandes dice:

    A tu afirmación VITTT, una pregunta: ¿los triceratops que cuentan las ovejas en el limbo son triceratops ninja? Lo digo porque en vez de dar sueño traen pesadillas. Algún día te contaré la historia del triceratops ninja, una especie muy rara que se dan en algunas selvas. 😉

  36. vittt dice:

    algún día? no podré dormir hasta entonces, aunque me harte de contar triceratops ninja!

  37. vittt dice:

    nada, solo que 40 coments queda más… redondo.
    me gustan los números redondos; como el 17.

  38. […] historia de un niño de cinco años historia de una niña de siete  recién cumplidos […]

  39. Pecosa dice:

    La decadencia, cuando va unida a los sentimientos, es una de mis debilidades.

    No deja de asombrarme como en unas pocas líneas eres capaz de hacer que sienta mil cosas distintas, incluso contradictorias, a la vez.
    Este microcuento se va a la lista de favoritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s