Archivos para junio, 2008

sobre el terror

Publicado: junio 30, 2008 en 2003, General, lápida, malafolla, microcuentos

Un sendero de cráneos de bebé pulverizados por el paso marcial de los Ejércitos De Las Tinieblas serpenteaba entre las Montañas De La Locura, partiendo por la mitad el Valle De Las Sombras en dirección al negro Baluarte De La Perdición. Al pié de la Torre De La Ponzoña, que desafiaba la tormenta como si la provocara, el hombre del maletín llamó a la puerta. Le abrió un ser consumido hasta el hueso, de mirada gélida, El Emperador De Los Martirios, El Caudillo Del Caos. Vestía batín de rayas y alpargatas de estar por casa. Al ver que el hombre del maletín lo abría sin decir palabra, El Senescal De La Pestilencia trató de cerrar la puerta; pálidas las mejillas descarnadas, desorbitadas las cuencas vacías de los ojos. El hombre del maletín la había trabado con el pié hacía rato. Los murciélagos chupadores de almas huyeron entonces de las Catacumbas De La Podredumbre, los pájaros carroñeros dejaron colgando a los ahorcados De La Atalaya De La Desesperación y las alimañas al servicio de la oscuridad se acurrucaron en lo más profundo de sus insanas guaridas en El Bosque De Los Profesores De Gimnasia. El Hombre Del Maletín sacó del mismo un grueso volumen (encuadernado en símil piel) de La Gran Enciclopedia De Los Reptiles. Concretamente el número treinta y dos: jo-ka.
—Vengo a ofrecerle ciento cincuenta años de experiencia en el mundo editorial —dijo.
Eso para empezar.

La inspiración: un comercial de congelados. Aún me despierto cubierto de sudor algunas noches de invierno. Aún compro guisantes congelados buenísimos.

Este fin de semana han pasado por casa dos terremotos de 1 y 2 años en la escala de Richter; una plaga de langosta no da tanto miedo. Sólo los críos parecen capaces de combinar tan sabiamente (maquiavélicamente) las dosis justas de maldad con dardos certeros a la entraña. Tienen el don innato de lanzarte una miradita de gato domesticado que te desarma, por ganas que tengas de matarlos. Si dejas que te abracen estás perdido. Estás perdido y lo saben. El Déu que’ls va parir!
Si tuviera alma no podría con ella.

p.d. Ésta noche les voy a contar un cuento, niños. Uno de miedo, para que tengan felices sueños…

23:15 p.m.

Publicado: junio 27, 2008 en citas, ella, General, lápida, MundoFreak

¡¡Ven al lado oscuro!! Tenemos galletas
STILETTO
(Sobre El Orgullo Freak)

Qué grande.

El gordo disfrazado de Dar Vader respira con dificultad.
-Esto es como el sexo -dice.
-Sabrás tú lo que es el sexo -replica el melenudo de gafas.
Dar Vader se aferra a la espada láser. Jadea.
-He visto películas, listo -ataca.
El melenudo de gafas le esquiva colocándose la careta de Chewbacca.
-Y yo -dice-, y mola más esto.

Txm, tú ganas.

sobre el éxodo

Publicado: junio 22, 2008 en 2003, ¿plagio?, biblia, General, malafolla, microcuentos

Moisés indicó a Aarón que tomara su vara y la echara a los pies de Faraón.
Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra.
Entonces llamó también Faraón sabios y hechiceros, e hicieron también lo mismo los hechiceros de Egipto con sus encantamientos; pues echó cada uno su vara, las cuales se volvieron culebras.
Más la vara de Aarón devoró las varas de ellos.
Y el corazón de Faraón se endureció, y sacó una baraja y dijo a Moisés que cogiera una carta.

Anteriormente en La Biblia Según Vittt

una para la lápida X o XI

Publicado: junio 20, 2008 en currele, ella, General, lápida

a vueltas con el yo

Publicado: junio 20, 2008 en amigos, citas, ella, General, lápida, malafolla

-Qué feo soy.
-La belleza está en el interior.
-Tengo un interior del montón…

sobre el yo interior

Publicado: junio 18, 2008 en ella, General, microcuentos

El heterosexual no-practicante comprendió que el círculo de luz era inalcanzable, allá arriba. Había miles como él, quizá millones —de hombres y mujeres—, mirando como el círculo de luz empequeñecía hasta alcanzar el diminuto tamaño que tenía cuando, tras años de absurdo reparo homófogo, el heterosexual no-practicante acertó a meterse el dedo en el culo y —para su goce y espanto— no pudo parar.
—¿Y ahora qué? —preguntó, asustado.
Una mujer bellísima le cogió de la mano, susurrando:
—Ahora, la oscuridad.

La Inspiración.
Un programa radiofónico sobre sexo. Tema del día: Fantasías Inconfesables; que los oyentes confesaban sin ningún rubor.

sobre la cotidianedad

Publicado: junio 15, 2008 en ¿plagio?, General, microcuentos, sueños

El auxiliar contable vomitó un conejito —blanco— recién nacido entre sus manos de pianista. Apenas el conejito abrió los ojitos —rojos— lo arrojó al retrete y tiró de la cadena. Atrapado en el vórtice de agua azulada, el conejito desapareció por el desagüe sin un reproche. El auxiliar contable se encaró al espejo para arreglarse el nudo de la corbata con sus manos de pianista. Le encantaba ésa corbata, lástima de mancha.

12:58 p.m.

Publicado: junio 14, 2008 en amigos, citas, ella, General, lápida, sueños

Es bonito poder callar con alguien.
KURT TUCHOLSKY
(El Palacio De Gripsholm)

La madre le dijo al niño que si no se dormía vendría el Coco y se lo comería, y como el niño no se durmió vino el Coco y se lo comió.

Como vuelva a repetirme que venga el Coco y me coma la p

sobre el apocalipsis

Publicado: junio 10, 2008 en 2003, ella, General, malafolla, microcuentos

La cucaracha sintió el suelo estremecerse bajo sus patas, antes que la despertara el estruendo que precedió a la deflagración; a ésta sucedió una ola de calor infernal, tras la que sobrevino una lluvia de neutrones y rayos gamma que rebotaron con violencia sobre su lomo marrón. Aturdida por la repentina claridad que la cegaba -demasiada luz para rematar una noche de pinche juerga-, la cucaracha echó a andar. Caminó en busca de una cocina que no hubiera volado de la faz de la tierra, hasta que ya no pudo caminar.

haiku

Publicado: junio 9, 2008 en amigos, ella, General, malafolla

mi casa
teléfono
300 euros

es mi primera vez, lo siento.

la inspiración

La muerte se tomó un respiro. Compró una casita con huerto y plantó tomates. Se le murieron. Plantó patatas. Se le murieron. Plantó zanahorias. Se le murieron. Plantó melones. Se le murieron.
Sentada en el porche de su casita con huerto, la muerte se tomó un respiro mientras las cosas seguían muriendo.