reflexiones de bar

Publicado: abril 26, 2008 en citas, ella, General, inocencia, lápida, sueños

No se trata de encontrar a la más guapa, sino a la que más te gusta.

Veo un coche como el suyo y el corazón me escatima un latido, oigo una voz como la suya y me escatima otro latido, huelo su perfume y me escatima uno más, un pelo como el suyo, unos andares como los suyos, una risa, un gesto… ¿Si es única, cómo tantas cosas me la recuerdan?

Tomarse una caña en un bar tranquilo mientras escribes sin pensar se acerca mucho a mi ideal de felicidad. Tomarse un tequila del ombligo de una pelirroja de novela se le acerca mucho más.

Desde que me cuido no hago más que estar enfermo.

No tiene la culpa de no amarme. No se tiene la culpa de lo que se siente.

Ven, cógeme de la mano; llévame dónde no te atreves a ir.

El corazón es más cabrón que la bragueta.

Amarte es sólo el principio.

Anuncios
comentarios
  1. victor dice:

    El amor, un bicho sin igual…

  2. Pecosa dice:

    Me parece que es la primera vez que te he visto más nítidamente. Visto, literalmente. Te he visto ahí sentado escribiendo y bebiendo. Y un sombrero.

    Con éste se me ha puesto la piel de gallina tanto que aún no se me va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s