sobre el poder

Publicado: abril 5, 2008 en General, malafolla, microcuentos, MundoFreak, sangre

Precedido del Senescal de Eunucos del Harén de los 1000 Placeres, el Deífico Emperador de Tierra y Cielo arribó al Catre Celestial. En él yacía la Concubina Favorita, vestida de seda y pedrería.
—Magnificencia divina —dijo ella, con un hilo de voz—. Tengo dolor de cabeza.
Magnánimo en grado superlativo, el Emperador Soberano de Mares y Océanos hizo llamar a la Concubina Segunda y la Concubina Tercera. El Senescal de Eunucos del Harén de los 1000 Placeres se aclaró la garganta.
—Luminiscencia Celestial. También tienen dolor de cabeza.
—¿Y la Becaria de Felatrices? —Inquirió el Raudo Emperador de Vientos y Tempestades, que siempre guardaba una carta para el final.
El Senescal de Eunucos del Harén Imperial de los 1000 Placeres se inclinó ante la Perspicacia Sideral Del Creador De Mundos.
—Hay pasa, Refulgencia Descomunal.
El Magno Emperador de la Mesura y Templanza volvió a sus despachos personales con una duda percutiendo su insondable magnanimidad. ¿Qué más podía cortársele a un Puto Enlace Sindical?

Anuncios
comentarios
  1. Pecosa dice:

    En el Harén de los mil Placeres, entre lo que gastan en saliva en los placeres mismamente y lo largos que son los nombres, no deben ganar para agua.

    Me ha gustado eso de Catre Celestial. Y lo de felatriz suena hasta fino. Pero que te llamen Refulgencia Descomunal ya debe ser la hostia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s