sobre la práctica y la teoría

Publicado: marzo 21, 2008 en General, malafolla, microcuentos

La lámpara de lectura de segunda mano parpadeó por cuarta vez en los últimos dos minutos, por novena en los últimos cinco y por decimoséptima en los últimos diez.
—¡Me cago en la puta! —harto, el lector bajó a la ferretería a comprar una caja de herramientas que había visto de oferta. Una caja de herramientas de oferta que incluía dos martillos, uno pequeño y uno grande.
En cuanto la lámpara de lectura de segunda mano oyó el estampido de la puerta —un portazo terrible—, se apagó definitivamente; pegando un chispazo que hizo saltar los plomos. <Es por su bien>, se dijo. No soportaba que el lector perdiera más el tiempo con aquella porquería de fascículos de bricolaje casero, ni que se lo hiciera perder a ella tampoco. Ella, que había devorado centenares de libros de autoayuda, antes de que su antiguo propietario se arrojara —desnudo— por la ventana de un quinto piso sin ascensor.

Anuncios
comentarios
  1. Alan dice:

    Muy bueno, y también el de las cucarachas. Me gustó el blog. Voy a suscribirme. Saludos, y que siga así.

  2. Alan dice:

    No puedo suscribirme. ¿No tienes feed? ¿Por qué no lo pones? Así podría estar al día de tus actualizaciones. Saludos.

  3. Pecosa dice:

    Me han dado ganas de adoptar a esa lámpara, pobrecica. Aunque a lo mejor se asusta de las cosas que leo…

  4. Pecosa dice:

    Ya tengo plan para el próximo día de lluvia 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s