sobre los cuentos

Publicado: octubre 30, 2007 en General, microcuentos

El Hijoputa blasfemó en misa y gritó en una guardería que los reyes eran los padres y fue al gimnasio a comer bollería y le dio una patada a una vieja que cruzaba la carretera y se tiró a la novia de su mejor amigo (dos veces) y le ladró a un gato y se fumó un porro y se fue sin pagar de un restaurante caro y le tiró los tejos a dos monjas Carmelitas y fue a decirle a su mejor amigo que su novia se la pegaba con otro (dos veces) y le enseñó la minga a una niña que pasaba y le dijo quién era el Ratoncito Pérez y le metió mano en el metro a una rubia teñida y tiró del freno de emergencia en mitad del túnel y le rayó la carrocería a un mono-volumen y esquivó las hojas de periódico que ponía en el suelo la portera y llamó foca a la vecina y en casa lo apuntó todo y lo hizo pasar por cuento, el Hijoputa.

comentarios
  1. Pecosa dice:

    A veces no hay nada mejor que ser un cabrón, qué a gusto se queda uno. ¡Una juerga con el hijoputa debe ser la pera!

    (Lo que me he reído…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s