sobre robar los sueños

Publicado: octubre 25, 2007 en cine, General, microcuentos, sueños

En el bar dónde solía desayunar me encontré a Rita Hayworth. Estaba en la barra, tomando un margarita.
—Usted es Rita Hayworth — le dije.
Perfiló el carmín rojo de sus labios en una servilleta de tela y, sin pagar, se dirigió a la puerta. Allí se dio la vuelta, y en mitad de una cascada pelirroja me indicó que la siguiera. Cuando dejaron de temblarme las piernas corrí a la calle, viéndola desaparecer entre la muchedumbre. Ante el autismo de la gente entre la que me abría paso a empujones, me crucé con Audrey Hepburn.
—¿Ha visto pasar a Rita Hayworth? —le pregunté—. Acabo de encontrarme con ella en…
Audrey Hepburn sonrió, dejándome sin respiración.
— Rita Hayworth está muerta —dijo.
Fue terrible recordarlo todo.
—Usted también —comprendí.
Audrey Hepburn me cogió el brazo. Paró un taxi.
—Qué más da eso —dijo.

EL PROPIETARIO DEL SUEÑO: Este sueño es mío.
EL AVISPADO AUTOR: Los sueños no son de nadie.
EL ABOGADO DEL DIABLO: ¡Protesto!
LA SOCIEDAD GENERAL DE AUTORES: Se acepta.

—¿Vienes? —preguntó Audrey.
El Protagonista asintió.

Anuncios
comentarios
  1. Pecosa dice:

    LA LECTORA DEL SOÑADOR Y AVISPADO AUTOR: por supuesto que asintió. No siempre se tiene la suerte de cruzarse con dos mujeres muertas con tanto glamour.
    Los sueños son de todos. Y yo tego que tomarme un margarita algún día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s